¿Tolerar al intolerante?

Desde la caída del comunismo en 1989, el mundo vivió unos 20 años de gran expansión de las ideas liberales: democracia en lo político, libre mercado en lo económico y multiculturalismo en lo cultural.

En esa época el prestigioso politólogo norteamericano de origen japonés Francis Fukuyama había publicado un libro de gran impacto titulado El fin de la historia y el último hombre, donde proclamaba el triunfo definitivo de las ideas liberales.

Recordemos que las bases de dichas ideas son las libertades y la tolerancia. Es famosa la frase de Voltaire “No comparto tus ideas, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlas”.

Para Voltaire y para varios pensadores liberales, en una sociedad libre -donde siempre habrá opiniones diferentes- la tolerancia es el único camino para una convivencia pacífica.

Sin embargo, desde hace décadas, con el atentado a las Torres Gemelas, con la expansión del fundamentalismo islámico, con la grave crisis económica del 2008 y ahora con la pandemia del coronavirus, las ideas de libertad, multiculturalismo y tolerancia se han puesto en duda.

Con la llegada al poder en el 2008 de un afroamericano como Obama, el multiculturalismo y la tolerancia habían llegado a su punto más alto; pero con el triunfo de Trump en el 2016 se ha dado inicio a una contraola de nacionalismo y de intolerancia.

Hoy vemos en el mundo un enfrentamiento cada vez mayor entre intolerantes: fundamentalistas islámicos por un lado y supremacistas blancos neonazis por el otro; entre los defensores de la ideología de género que consideran normal todo tipo de inclinaciones sexuales y los conservadores religiosos que acusan a los defensores de dicha ideología de ser el mismo diablo.

Lo peor de todo es que hoy tenemos a nuestra disposición a las redes sociales, donde uno encuentra cada vez más facilidades para expresar a través de ellas sus odios y su fanatismo.

Lo ocurrido la semana pasada en Washington, donde una turba de seguidores de Donald Trump atropelló el sacrosanto templo de la democracia de los Estados Unidos que es el Capitolio, ha sido el resultado de cuatro años de una retórica del presidente norteamericano estimulando la división y la confrontación de unos contra otros.

Desde su llegada al poder hasta sus últimos días en el cargo más importante del mundo, Trump ha azuzado a sus seguidores y denigrado a sus opositores por medio de miles de tuits enviados diariamente.

Por eso no debe sorprendernos la reacción de Twitter y de Facebook, que con una determinación inédita decidieron cerrar la cuenta y silenciarle nada más y nada menos que al presidente de los Estados Unidos. Esta decisión genera, sin embargo, un precedente peligroso, porque estamos otorgando a los dueños de estas redes sociales el enorme poder de limitar la libertad de expresión, uno de los derechos humanos fundamentales.

Esta situación nos lleva también a un difícil dilema: si bien es cierto que para tener una sociedad democrática debe primar la tolerancia, ¿debemos tolerar a los intolerantes que solamente quieren destruirla?

Sobre este punto han reflexionado varios filósofos contemporáneos y muy especialmente el austriaco Karl Popper, que en su libro La sociedad abierta y sus enemigos dice que nos encontramos ante lo que él llama la “paradoja de la tolerancia”.

Para Popper la sobrevivencia de la sociedad democrática se encuentra por encima de todo y consecuentemente esa sociedad democrática debe ser defendida de los que quieren destruirla.

La conclusión de Popper es, por lo tanto, que no podemos tolerar a los intolerantes, pero… aquí entramos en una muy difícil encrucijada: ¿Quién define quién es el intolerante? ¿Con esa actitud, no corremos el riesgo justamente de caer en una inaceptable intolerancia?

Esa es hoy la paradoja que debemos enfrentar y resolver.

Artículos relacionados

Paraguay paralizado en un Mercosur sin rumbo

Este año estamos recordando el 30 aniversario de la firma del Tratado de Asunción que hizo posible la creación del Mercado Común del Sur (Mercosur). En ese momento, recién había caído el muro de Berlín y Estados Unidos había quedado como la única superpotencia económica y militar. Parecía que el mundo iba a encaminarse hacia…

Urgente: Un puente más allá del 2023

En medio de la profusa información sobre la pandemia del Covid 19, la noticia más importante de la semana ha sido la aceptación del Brasil del pedido del Paraguay de dar inicio a las negociaciones para la revisión del Anexo C. Para nosotros, los paraguayos, esta negociación será extremadamente compleja y difícil, porque desde sus…

Sometimiento y corrupción en la Justicia

Se fue el año 2020 donde la pandemia del coronavirus puso al desnudo lo bueno, lo malo y lo malísimo de nuestro Paraguay. Lo bueno es nuestra solvencia y estabilidad macroeconómica, lo malo es nuestra absoluta falta de infraestructura sanitaria, educativa y de seguridad social, y lo malísimo es la corrupción imperante, siendo para la…

Patriota o vendepatria

Una noticia que no me sorprendió, pero igual me impactó, fue el anuncio del canciller Euclides Acevedo de que las negociaciones con el Brasil para la revisión del Anexo C de Itaipú ya no las realizaría el actual Gobierno. No me sorprendió porque la noticia era la confirmación de una “muerte anunciada”, era la confirmación…

El fracaso de América Latina

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial (en el año 1945), Europa estaba destruida y devastada; Asia era un continente pobre y con grandes conflictos que desembocarían en las guerras de Corea y de Vietnam, y el África era un continente aislado y extremadamente pobre. Desde la visión de los Estados Unidos —la superpotencia reinante—, el…

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *