La carne paraguaya y su potencial.

La ganadería es un sector de gran importacia económica, social y ambiental para el Paraguay. Con su hato de 13mill 500mil cabezas y el ingreso por exportaciones de más de Usd2mil millones en el último año, representa un importante aporte a la generación del PIB nacional. Cuales son los desafíos que plantea el futuro de la ganadería paraguaya? ¿Tiene nuestro país acceso a los mayores importadores de carne del mundo? ¿Estamos tras la eficiencia productiva que se requiere para competir en el mercado que maneja la demanda creciente de alimentos del mundo?

Invitados José Carlos Martin y Mario Balmelli

Las diferentes políticas públicas y las políticas internacionales relacionadas con el sector cárnico deben ser previsibles en el tiempo y Paraguay tendría que apuntar a acceder a una mayor cantidad de mercados, lo que mejorará también el precio, coincidieron en señalar José Carlos Martín, titular del Servicio Nacional de Salud Animal (Senacsa), y Mario Balmelli, presidente de la Comisión de Carne de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), quienes abordaron el tema «La carne paraguaya y su potencial. El desarrollo socio-económico a partir de su producción, industrialización y exportación», durante Plaza Pública DENDE, bajo la moderación de Yan Speranza y la apertura de Alberto Acosta Garbarino, titular de la organización.
 
Actualmente, 11 países concentran el 83% de todas las importaciones de carne del mundo, mientras que 4 países concentran el 65%. A pesar de que Paraguay está entre los 10 exportadores del mundo, no está presente en los mercados de China, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.
 
Uno de los principales motivos por los cuales se paga 1.700 dólares menos por tonelada de carne paraguaya con relación al precio abonado por la carne de Argentina y Uruguay se debe al hecho de que no tenemos relaciones con China Continental. En ese sentido, José Carlos Martin señaló que las diferentes políticas públicas y las políticas internacionales deben ser previsibles en el tiempo.
 
Para el año 2030 se espera que el 66% de toda la población del mundo tenga su clase media en Asia, por lo cual Paraguay debe mejorar el lobby para ingresar a estos mercados.
 
Con relación a los demás mercados, el titular de Senacsa comentó que se espera la apertura del mercado de Estados Unidos para abril del próximo año, lo cual también permitirá la apertura del mercado de Canadá, con lo cual se podría llegar a vender 30.000 toneladas de carne en ambos mercados.
 
Agregó que también hay importantes avances en la apertura de los  mercados de Japón y Corea del Sur. Se estima que en el caso de Japón, la apertura podría darse en siete años.
 
Asimismo, Martin destacó que por iniciativa de Senacsa este año se aprobó la primera tipificación de Paraguay, un sistema normativo que permite la homogeneización y la padronización de la calidad y del tipo de producto a la hora de  salir y ofrecerlo a los diferentes mercados.
 
Esto se logró luego de un trabajo de dos años con los productores, los industriales, la Academia (donde fueron invitados Agronomía y Veterinaria de la Universidad Nacional de Asunción), las empresas certificadoras.
 
Añadió que el presidente de la República, Mario Abdo, pidió que se continúe con el proyecto de creación del Instituto Paraguayo de la Carne, pero primero quiere el acuerdo entre los productores e industriales para avanzar en el proceso.
 
Paraguay cuenta actualmente con 13.500.000 cabezas de ganado bovino y tiene registrados a aproximadamente 138.000 productores, de los cuales el 87% tienen menos de 100 cabezas de ganado. Si bien el 52% de la producción pecuaria aún se concentra en la Región Oriental, en la Occidental se registra un crecimiento sostenido en los últimos años, aunque dentro del circuito exportador el 60% de la carne que exporta Paraguay proviene del Chaco, por el perfil comercial y empresarial que maneja.
 
El titular de Senacsa indicó que hay todavía una informalidad importante en el sector pecuario, y si bien Paraguay ha hecho mucho en lo que refiere a sostenibilidad, la materia pendiente es salir a los diferentes mercados y mejorar el lobby.
 
“Indefectiblemente dentro de las políticas públicas donde trabajamos y queremos empujar, tenemos que pensar también en los pequeños productores y también el abordaje de la formalización de estos pequeños productores”, manifestó.
 
Se estima que este año se llegaría a 330.000 toneladas de exportación de carne, que permitirá un ingreso aproximado de 2.000 millones de dólares, a pesar de que China, que representa el 30% del mercado mundial de las proteínas, registra una recesión.
 
Entretanto, Mario Balmelli indicó que China hoy es la segunda economía del mundo, pero para el año 2030 se espera que sea la primera economía del mundo, por lo cual Paraguay no puede dejar de estar en este mercado.
 
“¿Dónde está el problema? Somos agradecidos con Taiwán, pero necesitamos entrar a China. Tenemos exactamente lo que China necesita comprar de nosotros: soja y carne. Tenemos condiciones para producir la carne que compra China, que es una carne de volumen o carne industrial, que es la que en principio se estaría exportando a Estados Unidos. China compra básicamente carne de volumen, y nosotros no estamos en ese mercado. Eso para nosotros es una preocupación muy importante, no solamente por China, nosotros no estamos en los mercados asiáticos, y en los mercados asiáticos obviamente que China tiene también mucha influencia”, aseveró.
 
China no solamente representa un mayor volumen de exportación como tal, sino que da el espaldarazo para negociar con otros mercados en Asia y del mundo. Además, una apertura del mercado chino tendrá efecto sobre el precio de la carne que pagan Israel o Chile, señaló.
 
Recordó que Paraguay inició su proceso de evolución del sector cárnico en el 2003, año en que se exportaron 75 millones de dólares, mientras que el año pasado se exportó por un valor de 2.000 millones de dólares. Manifestó que en todo este tiempo, ese aumento de ingresos vino acompañado de una mejora de las pasturas, de las condiciones de bienestar animal y de la introducción de la genética, entre otros. No obstante, indicó que falta mejorar la precisión de la clasificación del ganado, relacionadas con datos precisos de la cría de terneros, vacas en engorde, entre otros.
 
Refirió que entre el 40% y 50% de la exportación de la carne paraguaya va al mercado de Chile, señalando que es un país que hoy tiene un poco de inestabilidad política, lo cual les preocupa; 25% a Rusia, un país que está en guerra pero que consume mayoritariamente carne paraguaya; a Brasil, el 10%; a Israel, el 10%; y a Taiwán, el 10%.
 
Por su parte, el titular de DENDE, Alberto Acosta Garbarino, señaló que hoy la carne es una fuente importante de ingreso de divisas para el país y el crecimiento que viene registrando genera el desafío del acceso a los principales mercados. Los mayores son Estados Unidos, China, Japón y Corea; pero Paraguay hoy no tiene acceso a ninguno de estos mercados.
 
«El principal mercado de la carne del mundo es China, pero hoy está cerrado por todo este problema geopolítico que tenemos, en el cual estamos metidos como una especie de queso de sandwich en este conflicto geopolítico del siglo 21 por nuestra relación con Taiwán (…). El mercado tiene hoy grandes expectativas, pues el crecimiento de la población mundial demanda más alimentos. Hay un futuro muy promisorio, pero tenemos que definirnos, ver cómo hacemos para salir de esta trampa geopolítica en que estamos metidos, para poder llegar a los mercados más importantes», agregó.
 
Finalmente, Yan Speranza dijo que el sector de la carne es extremadamente importante para la sociedad paraguaya, y recordó que el 87% de los productores pecuarios tienen menos de 100 cabezas, lo cual es una realidad muy única en Paraguay, a diferencia de los grandes productores de otros países que están más concentrados en los grandes productores.
 
Agregó que muchos están en la informalidad, por lo cual hay que trabajar con los pequeños productores, ya que hoy los mercados son muy exigentes en términos de una serie de condiciones ambientales y sociales. “Paraguay tiene un potencial enorme para dar el siguiente salto, hemos consolidado la genética, la producción, hemos mejorado muchos de los índices, todavía hay mucho que mejorar, pero no estamos en los principales mercados”, apuntó.

Artículos relacionados

ANDE. Complejidad y desafíos del Sistema Eléctrico Paraguayo

La electricidad permite brindar bienestar a la población y proveer de la energía necesaria para el desarrollo de la economía. La electricidad requiere de Generación (Itaipú, Yacyretá, Acaray), de Transmisión y de Distribución (ANDE). Qué inversiones demanda esta gestión de la ANDE? Son adecuadas las tarifas vigentes? Qué fuentes alternativas de generación se están buscando?…

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *